Atestado Policial: Clave en un Accidente de Tráfico

Atestado Policial: Clave en un Accidente de Tráfico

Cuando lamentablemente nos vemos implicados en un accidente de tráfico es vital que nos comuniquemos con las autoridades competentes para que puedan llegar inmediatamente al lugar de los hechos y realicen su trabajo, pues el atestado policial resulta clave para lograr definir los hechos ocurridos.

Es importante saber lo valioso que será contar con un atestado policial para cualquier persona que ha sufrido de un suceso de este tipo, ya que es un instrumento oficial que está avalado por las autoridades, y sirve como denuncia judicial.

¿Cómo se hace un atestado?

Éste lo levanta directamente el agente de la policía al tener conocimiento directo de los hechos que se presumen como constitutivos de delito. Asimismo, se puede proceder por la denuncia de un individuo o a consecuencia de las diligencias de oficio del Ministerio Fiscal.

Cabe destacar que para iniciar las investigaciones los funcionarios de la policía judicial están obligados a cumplir las formalidades legales, excluyendo cualquier medio de averiguación que no esté autorizado por la ley.

Dicho atestado deberá ser firmado por las autoridades que lo hayan extendido y será expuesto al Ministerio Fiscal o de la Autoridad Judicial.

En cualquier accidente en el que se produzcan lesiones y existan heridos o fallecidos, las fuerzas encargadas de la vigilancia del tráfico tienen la obligación de realizar el atestado correspondiente. Si el caso se produjo en las vías interurbanas, se encargará la Guardia Civil con competencia en materia de vigilancia y control de tráfico; si se llevó a cabo el hecho en áreas urbanas, se encargará la Policía Local.

Si eres una de las personas involucradas en el accidente y te encuentras en buenas condiciones, puedes perfectamente pedir que los testigos presenciales del accidente hagan sus declaraciones ante las autoridades que llevan a cabo el atestado policial.

Además, tienes total libertad para tomar los datos oportunos, como por ejemplo:

  • La matrícula de los vehículos involucrados
  • Nombres, apellidos, números de teléfonos y domicilio de personas implicadas y testigos

También puedes realizar otras anotaciones importantes que ayuden a reconstruir los hechos como:

  • Comprobar si existen huellas de frenado,
  • Presencia de obstáculos visibles.
  • Funcionamiento de las luces de los vehículos.
  • Si existía señalización en el área.
  • La hora del suceso y otros elementos relevantes.

Se recomienda que si está dentro de tus posibilidades, tomes varias fotos del lugar, para luego incorporarlas dentro de la documentación que se le hará llegar al juzgado y tribunales.

Si la persona que ocasionó el accidente no se encuentra en buenas condiciones, debes informar a los agentes policiales y recordarles que le realicen la prueba de alcoholemia, ya que entra en tus derechos.

¿Se puede tener acceso al atestado policial?

Generalmente, mientras se instruye el atestado por las fuerzas del orden, no se permite el acceso al atestado policial, solo si es requerido para que sirva de aval para las declaraciones, ya sea para ampliarla o para aportar algún documento necesario.

Si no es el caso, se deberá esperar a que finalice la investigación.

Debes saber que puede llevar varias semanas tomar las declaraciones tanto de los testigos como de los heridos y elaboración del croquis; un trabajo que se debe remitir a la Autoridad Judicial.

Calculadora de indemnización por accidente

Posteriormente, el juez dará instrucción al juzgado que corresponda por ciudad o turno, y cuando el atestado se encuentre en el juzgado, podrás personarte en la instrucción. Mediante un abogado y procurador se le dará traslado del mismo para mostrarte como parte e iniciar la reclamación judicial.

Se debe resaltar que el juzgado de instrucción actuará de oficio –es decir, sin tener que esperar a que las partes lo soliciten-, tomándose las declaraciones de los involucrados, responsables civiles que abarcan a los propietarios de los vehículos, compañías aseguradoras y testigos.

También se procederá a elaborar un informe de sanidad por el médico forense, quien expondrá sobre las lesiones existentes.

Dicho informe es vital para poder cuantificar económicamente la indemnización en base al baremo denominado “Sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación”.

Por otro lado, la víctima también puede formular denuncia ante el Juzgado como perjudicado, tan solo acudiendo al Juzgado y realizando una comparecencia en la cual se declara como acusación particular y anuncia su intención de formar parte del procedimiento.

Tener una copia del atestado policial será de suma utilidad si quieres realizar una reclamación previa a la compañía de seguros contraria.

Asimismo, también sirve para conocer la opinión técnica de la autoridad que hizo el atestado y determinar si se tiene que solicitar la reconstrucción del accidente ante el Juzgado, para que lo remita al Centro de Reconstrucción de Accidentes de la Guardia Civil de Madrid o Mérida.

Otra alternativa que existe es solicitar a un perito especializado en reconstrucción de accidentes.

Claro está que una investigación técnica o reconstrucción del suceso es fundamental para saber la realidad de los hechos en su totalidad y descubrir las causas reales que lo produjeron.

Por ello es muy importante una adecuada evaluación por parte de las autoridades especializadas en la reconstrucción de accidentes, quienes permitirán averiguar la realidad de lo ocurrido.

Aspectos legales del atestado

Aspectos legales del atestado policial

Actualmente, según la reforma del Código Penal que se llevó a cabo mediante la Ley Orgánica 1/2015 y supresión de las faltas, se modificó también la Ley de Enjuiciamiento Criminal en su artículo 962, el cual se denomina ahora Juicios sobre delitos leves, lo que ha supuesto la supresión de los daños o lesiones ocurridos tras el accidente.

Esto ocasiona que sean enjuiciados por faltas definidas ahora como “delitos leves”, el cual implica un juicio rápido, ágil y acelerado, que puede exigir habilidades durante su desarrollo en el tribunal, debido a las escasas normas procesales que lo efectúan y la falta de instrucción previa.

Las partes implicadas tienen la obligación de aportar las pruebas durante el proceso con las que demostrar su grado de responsabilidad, así como presentar los testigos o peritos que sean necesarios ante el tribunal.

Por esta razón, el juicio se regula como un procedimiento sin fase de instrucción ni intermedia, y con la inmediata convocatoria a juicio oral una vez que el órgano jurisdiccional haya recibido la noticia criminis. Hay que resaltar que cualquier accidente de circulación por imprudencia leve se encuentra penalizado en el título I CP, Libro 3 de la Ley Orgánica 1/125 del Código Penal como lo hemos mencionado anteriormente, bajo la rúbrica de los delitos leves.

Ante todo este proceso legal es importante que los implicados (y más aún las víctimas) busquen la forma más segura y rápida de asesorarse legalmente, no dejando todo en manos de los abogados de la compañía de seguros de la persona que agredió.

Si lo necesitas, confíanos tu caso y nos encargaremos de todo para que puedas conseguir una indemnización justa lo más rápido posible.

Te ayudamos a reclamar tu indemnización GRATIS

Cuéntanos tu caso y te ayudamos a reclamar

Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Share on Facebook
Atestado Policial: Clave en un Accidente de Tráfico

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *