Y tú, ¿por qué no reclamas?

por que no reclamas

Si nos comparamos con otros países europeos o americanos, España es de los países que menos reclamaciones lleva a cabo. Cada año, millones y millones de euros se quedan sin reclamar ya sea porque los clientes no reclaman o porque las indemnizaciones que reciben son muy inferiores a lo que merecen.

¿Por qué no se reclama?

Entre las razones que dan los españoles para no reclamar están las siguientes:

  • Procedimientos largos y molestos
  • Falta de tiempo
  • Experiencia anterior nefasta
  • Mal asesoramiento
  • Pensamos que el accidente que hemos sufrido no tiene importancia

Todas estas razones son preocupantes, pero nos llama la atención por encima de todas la última. Se tiende a pensar que un pequeño “golpecito” o esa ligera molestia que nos ha ocasionado “no son nada” y que es algo que se pasará y ya está. Esto no es así. Cualquier tipo de accidente o molestia puede ser reclamado siempre y cuando no se tenga la responsabilidad.

Desde CarCrash.es  hemos puesto en marcha la campaña “Y tú, ¿por qué no reclamas?” para intentar concienciar a todas las víctimas de accidentes de tráfico de que cuenten siempre con el asesoramiento de un abogado especializado en temas de tráfico que le aconseje de la mejor forma posible y vele por sus intereses.

¿Quieres saber más? Suscríbete

CarCrash.es

Si cuentas solo con los servicios de los abogados de la aseguradora, buscarán las formas de que se resuelva todo inmediatamente y ofrecerte un pago que esté por debajo de lo que te mereces, e incluso excluyendo detalles importantes para no velar por tu salud.

Por esta razón, contacta con nosotros para que el grupo de asesores legales pueda orientarte sobre los pasos que debes seguir y que legalmente te amparan. Además, no debes preocuparte por los gastos, ya que no cobramos nada si no consigues tu indemnización.

Es momento de que tú como lesionado busques la manera correcta de que se te compense por lo que sufriste. Es evidente que no puedes volver el tiempo atrás para evitar el hecho y las consecuencias, pero sí debes buscar la mejor alternativa para que tus dolencias, daños materiales y secuelas sean indemnizadas de la forma correcta. Reclamar no es pelear. Una reclamación es legítima y debe realizarse con respeto.

Así que recuerda, “si no te lo quedas tú, se lo quedan ellos”

Cuéntanos tu caso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *